sábado, 26 de febrero de 2011

Depre

La semana pasada estuve en el reumatólogo, y me dio esperanzas... me dijo que por qué no podía volver a llevar vida normal... (Bueno, dijo que no quería darme esperanzas, pero decirme eso a mí es abrir las puertas del cielo)

El miércoles pasado, visto que la rehabilitación por la Seguridad Social va a ser una misión imposible, empecé las clases de pilates con máquinas con Leo. Son caras, pero todo el mundo dice que merece la pena.
Bueno, pues desde esa noche estoy hecha polvo. Llevaba unos días buenos, el mismo miércoles fue buenísimo, hasta llegué a pensar que podía probar a dar un paseo sin garrota en unos días. Pero en cuanto hice un poquito de ejercicio extra (a parte del stretching, sin el cual estoy segura de que sería un maniquí), en lugar de dar un pasito adelante, di 8 pasos atrás. Y ha vuelto el dolor agudo. Y sobre todo la desesperación: estaba viendo que, quizá, el milagro podía obrarse... pero no... Me ilusiono con demasiada facilidad, está visto. Con todo.

Además, dado mi estado, ayer suspendimos la clase de pilates, pero sí hice stretching. Me sentí fatal, muy inferior. Es algo que tengo bastante superado, pero... Bueno, supongo que ya iba algo depre y por tanto predispuesta a la tristeza, pero me dieron unas ganas de salir corriendo de allí... pero claro, no puedo. Esas 2 putas palabras: "NO PUEDO". Me tienen harta, y no sé bien cómo manejar esta situación. 


martes, 22 de febrero de 2011

Tengo miedo

Por dos cosas, básicamente: una grande, grande... que seguro que me afecta, pero como a todos (o quién sabe, esto puede alcanzar unas dimensiones tremendas, y España está en el punto de mira por muchos motivos). Y es que finalmente los países árabes se han levantado contra sus cabecillas. Yo más bien pienso que les han levantado. No tengo cultura política ninguna, pero la sensación que me da es de que esto está manipulado por algún (persona, país, empresa, no sé...) poderoso. Creo que les han dado el empujoncito para que se levantaran, por vete tú a saber qué intereses que tengan (unos aprovecharán para vender armas, pero creo que quien esté detrás de esto va, evidentemente, a por el petroleo). Últimamente estaba subiendo escalonadamente la gasolina. Y ahora se va a disparar, por supuesto. Bueno, son conjeturas de una inculta.
Pero lo que no es conjetura es el miedo que me da todo esto: la barbaridad de la gente que está muriendo por intereses disfrazados de señores zumbados, y qué puede traer todo esto... 


La otra cosa es absolutamente doméstica, pero también me da miedo, y es la salud de Mariana. Ahora parece ser que puede que tenga diabetes. Que las otras vetes nos dijeron que era el hígado, pero que el valor del hígado está muy muy poquito tocado, lo realmente raro es lo alta que tiene la glucosa. Vamos a hacerle un análisis de orina (sí, a una gata) y eso nos dirá. Al parecer, si es diabetes, hay 2 tipos: una que se puede controlar con alimentación específica, y otra que precisa inyecciones diarias de insulina. Hace unos años a mí me trataron una pequeña diabetes, que cedió con el tiempo y dieta. Y fue provocada por estrés. Los síntomas de Mariana han coincidido con una época muy estresante para ella, ojalá sea eso...



Bueno, seguiremos informando sea lo que sea...


Aprovecho esta entrada para dejaros este Ménage à trois que he sorprendido hoy... Claro, cuando se han visto pilladas, han disimulado...



video

Un árbol crece en Brooklyn

Una fantástica lectura, es un deleite esta forma de narrar una historia pequeñita, algo así como "una historia más" que, vista globalmente, no es gran cosa, pero que consigue dar un brillo increíble a los pequeños detalles, a los que configuran la vida de cada uno de nosotros que, en su mayoría, tampoco son más que "una más"...

Desde el punto de vista de una niña recorre su infancia, sus sucesos, sus retos, sus miedos, sus pensamientos, lo que era importante y lo que no para ella... Y nos lleva un poquito a la nuestra... Seguro que tiene similitudes con la infancia de casi todos.

Lo dicho: una gozada.

domingo, 20 de febrero de 2011

Psicología práctica para la vida

Gracias a Flor, que me había hablado en múltiples ocasiones de estos cursos y este profesional, tuve acceso a este curso que ocupó toda la tarde del martes y el miércoles.
Como con casi todo, iba con bastante escepticismo, pero me ha dejado noqueada. Porque te rompe los esquemas (sólo si tú quieres), y luego hay que redecorar el coco, claro.
Para empezar te hace pensar sobre qué son para ti conceptos muy básicos de los que tratamos a diario pero en los que, realmente, casi no pensamos: amor, felicidad, egoísmo, libertad... Hablamos de ellos a menudo, pero cuando te preguntan qué es para ti alguna de estas cosas... pues ves que no lo tenías tan claro. Y ahí empieza todo, porque se crea un debate sobre lo que es para unos y para otros, y resulta que la definición no es tan universal como se piensa. 
Y... bueno, en resumen, después de varias explicaciones y preguntas, se llega a la responsabilidad: somos responsables de lo que nos pasa porque somos libres. Y ahí dices "coñó", así, con acento en la última "o".

Como digo, fui al curso muy escéptica, y ahora me he hecho "fan" y todo... Se lo recomiendo encarecidamente a todo el mundo. Porque además el "profe" lo hace muy ameno (a pesar de lo espeso de los contenidos) y resulta un "ratito" de lo más agradable, y hasta divertido a veces. 

Por si a alguien le pica la curiosidad, aquí lo explican mucho mejor: http://www.centrodepsicologiahumanista.com/pagina/index.html?seccion=cpppv

Yo ahora tengo para rato, porque la verdad es que me han desmoronado el montaje que tenía en mi cabecita... Bueno, mejor dicho, me han ayudado a ver que lo tenía montado de una forma que, en realidad, no me gusta, y ahora hay que cambiarlo todo...


jueves, 17 de febrero de 2011

El amanecer de los conejitos suicidas

Genial, como los dos anteriores. Es ese sentimiento de crueldad al estar riéndote de seres tan tiernos mientras se suicidan de las formas más sanguinarias el que hace que, precisamente, te rías más. Saca la crueldad que todos llevamos dentro... Muy acertada la frase de la contraportada... absolutamente definitoria...
 

lunes, 14 de febrero de 2011

FELIZ CUMPLEAÑOS, MARIANA Y CTHULHU

¡¡Hoy cumplen 3 añazos Mariana y Cthulhu!!



Vivía entonces en Madrid. Hacía 6 días que su mamá, Pitbull, que me seguía hace meses y me recogía en la parada del autobús y me acompañaba hasta casa, había accedido a subir a casa conmigo.

Estaba yo en la oficina (para no variar, había tenido que quedarme unas horitas más, esta vez por un problema eléctrico), y me llamó mi abuela, con quien vivía: el parto había empezado. La primera que nació fue Mariana (Mariano por aquel entonces...), y según salió, se enganchó a la teta. Después llegaron Valentín, Teresita y, por último, Cthulhita (Telefai por aquel entonces): era la última y su mamá no tenía ya fuerzas para cortar el cordón umbilical con los dientes así que mi abuela, tras consultar por teléfono con un veterinario, cortó después de haber hecho nudos con hilos en las dos partes. 


Fueron las 2 cachorras más problemáticas: Mariana porque no soltaba la teta, y estaba demasiado gorda (cuando empezó a andar tenía que sujetarle el cuerpo, porque se le combaban las patitas de gordísima que estaba); y Cthulhu porque no comía casi: estuvo a puntito de írsenos, pero conseguimos sacarla adelante. 

Aquí podéis ver: mientras todos comían, ella posaba...

Nacieron sanas, a pesar de ser callejeras, pero con tiña (que, por cierto, contagiaron a Dani en una de sus visitas). Con tratamiento se solucionó.

(Esta foto en concreto me encanta...)

La idea era, cuando yo me viniera a Málaga a vivir con Dani, traernos a Cthulhu y a Pitbull, pues la mamá me quería tanto que no comía si no era yo quien se lo ponía, y no quería separarse de mi lado en ningún momento.
Pero, para no interrumpir la lactancia, al principio nos trajimos a todos. Era un cachondeo esto con 5 gatitos. Mariana empezó a pegarse a mis faldas, y tenía una especie de adoración conmigo. Sin embargo, Pitbull, al ver que me tenía que compartir, empezó a volverse gruñona, arisca, no quería nada conmigo...  Y menos aún con Dani, claro... cómo la echo de menos... Al final, como mi abuela iba a quedarse con Teresita y Mariana, y al ver lo casi imposible de la convivencia de Dani y Pitbull y la adoración que tenía Mariana conmigo, hicimos el cambio.

Y aquí estamos hoy, de cumpleaños, y más después de las buenísimas noticias de la semana pasada. Esta noche toca Sheba y pienso "normal" (que Mariana está un poco harta de su dieta para el hígado... pero es que si no le diera tanto al alcohol, la jodía...). Y besimiaus a granel, claro.

jueves, 10 de febrero de 2011

¡¡SANAS SANOTAS LAS 3!!

Tenemos los resultados del análisis de Mordisquitos (por Elisa): negativísimo de todo...

MIAU (José Fonollosa)

Como dice en la contraportada:


Cuando lo hojeé (e inmediatamente compré) en la Feria del Libro 2010 de Málaga me hizo muchísima gracia. Además, hasta las protas se parecen a Cthulhu (la más negrita, Rufa) y Mariana (Belfi, la blanquita, obviamente); se parecen en colorido y carácter a sus "alter gatos". 

Describe situaciones cotidianas que, a los que tenemos gatos, nos hacen mucha gracia... Pues como a los que tienen niños les hacen gracia otras cosas...

Lo recomiendo encarecidamente. Además, después de leerlo siempre quedan ganas de, ocasionalmente, elegir una tira al azar un día cualquiera para, automáticamente, sonreír.






miércoles, 9 de febrero de 2011

El lunes fui al médico de cabecera (y hoy al veterinario)

Y es que, como me ha recomendado Jero, es para contarlo.

No estaba mi médico habitual, sino una suplente, y no cumplía los 35 ya... Vamos, que no había terminado la carrera la semana anterior (o eso, o ha repetido más que mi hermana). Bien. Entro en la consulta, le pido receta de uno de mis medicamentos, que se me había terminado, y de paso le comento que llevo varios días con dificultad para respirar (y es una angustia que no podéis imaginar). Le comento que me pasó hace un tiempo también y, asustada, fui a urgencias, donde me dijeron que era un efecto secundario de la morfina. "Entonces -le pregunto- cuando me apriete el dolor ¿qué hago?" y se quedó más ancha que larga al contestarme "Sí". Ole y arsa. Y yo insisto... "pero con la morfina..." Y me sacó de dudas: "Ah, sí... esto... toma más dosis, sí, a ver si se te quita"... no sé, como no quiera que se me quite la respiración del todo... Ya metidas en conversación (y con mi historial en pantalla) me pregunta por qué tomo morfina, y le explico que porque tengo Espondilitis, y ningún tratamiento me ha hecho efecto hasta ahora. Y ella empieza a comprender y empatizar... "Claro -me dice-... y... ¿has pensado en operarte?" O_o ¿En operarme? ¿Se referiría a hacerme una lobotomía para poder mantener una conversación con ella? 

Continuamos para bingo, que no acabó aquí la consulta. Le comento (ya con miedo, eso sí) que llevo unos días en los que todo lo que ingiero me sabe amargo, y que noto, al final del paladar e inicio de la garganta, muy mal sabor constante... "¿A la derecha?", me pregunta... "No. En general, al final..." Me doy cuenta de que estoy gesticulando para indicar la zona con la mano derecha, y cambio entonces y señalo con la izquierda. Me miró con cara de estar pensando que me explicaba fatal, pero se limitó a sacar el palitroque de madera, y pedirme que abriera la boca. "Huy, huy, huy... claro. Es normal. Es que se ve aquí que te están saliendo las muelas del juicio". Cuando me saca el palitroque le digo que hace años me extirparon las 4 muelas... Ella, no obstante, insiste y me recomienda que vaya al dentista... Y creo que va a ser lo mejor, viendo su nivel profesional... Vamos, como que le conté todo esto a la farmacéutica y se despiporraba de la risa...

Menos mal que siempre está Tania al otro lado del teléfono, y me ha orientado y lo que me ha mandado para hacer gárgaras (con mucha educación) me está viniendo fenomenal.




Aprovecho el post para comentar que hoy he estado con las niñas en el veterinario nuevo, el que está al lado de casa. Debo decir que me ha causado una magnífica impresión cómo ha tratado a las gatas... Ha sacado sangre a Mordisquitos sin rapar, ni anestesiar ni nada... Y la va a enviar a laboratorio para hacer la prueba de la inmuno por Elisa. Si da negativo, las 3 son negativas... si da positivo (Dios no lo quiera), habrá que repetir la prueba a Cthulhu, porque parece claro que Mariana es negativo, habiendo dado positivo en el rápido y negativo por 2 veces en laboratorio por Elisa.

De paso, las ha desparasitado, pesado... Mordisquitos ha pasado de pesar 2 kg. hace 16 días a 2'7 kg. hoy. Es una ruina esta zampabollos... Pero más bonita...







Fotos, fotos, fotos...

Estoy intentando poner en orden tooooodas las fotos, y... ufff... ¡¡Es un caos!! Y claro, cada foto es un recuerdo, cada recuerdo una historia, y cada historia hay que decidir dónde ponerla... si con las de su temática, con las "destacadas", o entre las que tirar o guardar en un cajón a la espera del valor para tirarlas...
















jueves, 3 de febrero de 2011

La última vuelta del scaife (Mercedes Pinto)

Hoy he terminado la lectura de este libro que, debo reconocer, me ha sorprendido muy agradablemente. 

Cuando su autora me habló de él, me atrajo especialmente la trama, la idea de meter en la coctelera 3 personas de diferentes religiones. Pero va mucho más allá, y lo que quiero resaltar: magníficamente narrado. Es una narración sin sobresaltos, pero que engancha casi desde el primer momento. El resultado es una lectura agradable e interesante a la vez.

Como las matrioskas, siguiendo una historia llegas a otra, y a otra, que se desarrolla, llegando así al desarrollo de la segunda y después de la primera, y todas influyendo entre sí. Pero la autora consigue que no sea nada lioso, y se siga la trama con comodidad.

Además, el contexto histórico y geográfico es muy atractivo (me ha hecho mucha ilusión encontrar la referencia a Lhardy).

Hay que reconocer que, cuando se compra un libro de un autor "forero", influye mucho el encontrarse en un compromiso, tanto para la compra como para la crítica... Tonta de mí, he comprado varios libros de autores sólo porque conocía al autor vía foro, o iba a sus presentaciones... Y... bueno... costando de 20€ en adelante (cuando puedes encontrar uno de Dumas, por ejemplo, por 7€ en bolsillo, de calidad literaria garantizada) hay muchos que son un peñazo, con calidad muy baja, pero que como son de conocidos o amigos de conocidos... intentas leer... Otros son simplemente aceptables (aunque no valen lo que cuestan). En este caso (y un par de ellos más, desde luego hay cosas buenas y malas), nada de eso sucede. Es un libro que recomiendo, y que probablemente hasta regale en algún cumpleaños, porque realmente pienso (y no por compromiso) que merece la pena.

Edito para incluir la foto del momento en que la autora nos lo dedica, en la feria del libro de Málaga 2010.